Encuestas y sondeos políticos por redes sociales, ¿válidos para el ejercicio de la democracia?

Encuestas y sondeos políticos por redes sociales, ¿válidos para el ejercicio de la democracia?

Publicidad

Una nueva polémica ha suscitado en la ciudad de Cartagena por cuenta de la proliferación en redes sociales de encuestas y sondeos de opinión de carácter electoral, cuestionando la legalidad y la veracidad de las mismas.

Para algunos ciudadanos y aspirantes esto es normal, mientras que para otros, este fenómeno podría llegar a afectar negativamente el ejercicio electoral, ya que se desconoce el origen y el objetivo con los que son realizadas y además, podrían ser utilizados para el beneficio y/o perjuicio de los aspirantes a cargos de elección popular.

Ana María Cuesta, periodista de La FM, nos entregó su opinión sobre este tipo de ejercicios afirmando que son válidos, sin embargo; a la hora de ser difundidos se debe tener especial cuidado.

“Por estas épocas preelectorales muchos cartageneros creen y caen, ingenuos, en sondeos informales difundidos en las redes sociales. Considero que este tipo de sondeos digitales son válidos, no los veo como herramientas de engaño, pero toca tener mucho cuidado a la hora de difundirlos desde plataformas formales de comunicación. No veo como malo el que un simpatizante difunda una encuesta informal en la que gana su candidato. Pero sí se vería muy mal que medios tradicionales y nuevos medios le den credibilidad a estos sondeos”, declaró.

Para Erix Montoya, director de Caracol Radio Cartagena, este tipo de encuestas y sondeos confunden al electorado, porque no tienen ni la autorización ni ofrece las garantías que este tipo de ejercicios amerita.

«Este tipo de encuestas y sondeos políticos que no están autorizados confunde al electorado, obviamente porque no tienen la autorización ni ofrecen las garantías, por tal razón no tienen la validez y considero peligroso e irresponsable tratar de divulgar esa información, porque de alguna manera lo inclina hacia uno u otro candidato», declaró a este medio.

El aspirante a la Alcaldía de Cartagena Jaime Hernandez Amín, expresa que el hecho no representa ninguna violación de la ley, pues ha visto, cómo muchas personas hacen sondeos de opinión en redes sociales sin ningún perjuicio.

“No veo la gravedad del asunto, cualquiera puede hacer un sondeo de opinión en las redes sociales y publicar el resultado en internet. En mi caso, he visto el resultado de un sondeo que encontré en internet y lo he publicado en mi perfil de redes sociales”, expresó al ser consultado telefónicamente, luego de haberle visto publicar y promocionar en sus redes sociales, el resultado de un sondeo que lo ubica en el segundo lugar de preferencia para el cargo de Alcalde de Cartagena.

Captura Instagram de Jaime Hernández Amín

Juan Camilo Vergara, Politólogo y ex candidato al Concejo de Cartagena por el Partido ASI, expresa que en tiempos de elecciones se ven guerras entre campañas y que en ocasiones, algunas de estas estrategias pasan por encuestas y sondeos pagados por las mismas campañas con fines dañinos.

“En tiempos de elecciones vemos una guerra entre campañas que va desde el desprestigio a los opositores con temas personales hasta peleas por los postes de la ciudad para pegar más afiches. Dentro de todas estas estrategias hay una que se ha ganado un papel protagónico: las encuestas o sondeos pagados por las mismas campañas con el fin de mejorar la imagen del candidato ante la percepción de los votantes”, dijo a este medio Juan Camilo Vergara.

Para Jesus Chávez, periodista y director del Canal CNC Cartagena, se trata de ejercicios válidos, pero destaca que podrían llegar a ser parcializados. “Los veo válidos, pero son parcializados, ya que intervienen mucho los sentimientos e intereses. El fin jamás justificará los medios y (quienes utilizan esto para auto promoción) es una muestra de cómo van a gobernar. Con la trampa y el engaño”, destacó.

Este hecho se suscita por los resultados de un sondeo de opinión que tomó bastante fuerza en las redes sociales, y que fue publicado y promocionado en las redes sociales por un aspirante a un cargo de elección popular, llamando poderosamente la atención la forma en que está soportado por una ficha técnica, que fue elaborada como lo exige el Consejo Nacional Electoral (CNE) y que, podría posar como un sondeo validado por este ente ante cualquier desprevenido. Este medio indagó para conocer la veracidad de la información de ese sondeo y encontramos que la empresa presentada en dicha ficha técnica como Horpus Agencia Digital, no contaba con la certificación expedida por el CNE.

Ficha técnica publicada por Horpus

Para este caso particular (sondeos realizados por redes sociales) no hay nada regulado hasta la fecha sin embargo, el CNE es claro al decir que ninguna empresa, que no esté inscrita y certificada, puede realizar encuestas o sondeos de opinión de carácter político en el país y mucho menos difundirlos en medios de comunicación.

“Las firmas encuestadoras del país tendrán que registrarse ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) como requisito previo para que sus estudios de opinión sobre las preferencias políticas de los ciudadanos puedan ser publicadas en los medios de comunicación. Sólo podrán publicar las encuestas de aquellas firmas que estén debidamente inscritas ante el CNE”, dice el ente en su página web sin entrar en mayores detalles.

En conversación sostenida con el director de Horpus Agencia Digital, Jorge Horta, firma que aparece en la ficha técnica del sondeo en cuestión, nos contó que el ejercicio realizado y difundido en redes sociales no tiene otra intensión más que mostrar cuales son las preferencias de los cartageneros en las redes sociales, aunque reconoce que estas son fácilmente manipulables, aclaró que en su caso no fue así, pues se tomó el trabajo de depurar la información a fin de descontar votos repetidos e intentos fraudulentos en favor de los aspirantes.

“Me tomé el tiempo de depurar la información, e incluso en el ejercicio; pude observar como varias personas, con un mismo correo, hicieron más de 30 votos en favor del mismo candidato. Esto lo eliminé para que hubiese transparencia en ese sentido, porque quise todo el tiempo que esto fuera totalmente transparente”, expresó.

Al ser cuestionado sobre si su empresa tenía una certificación o estaba inscrita como firma encuestadora ante el CNE, reconoció que no la tenía, pero que no veía ningún problema, porque elaboró una ficha técnica como lo exige esta entidad, explicando el proceso de su ejercicio; sin embargo, manifestó desconocer si estaba o no violando las normas establecidas por el ente.

“Yo busqué en internet si podía hacerlo y no encontré nada al respecto, encontré que se debía hacer una ficha en la que se debían colocar unos datos y eso hice, pero desconozco si debo tener un permiso o una certificación para poder hacerlo, me gustaría dejar el debate abierto sobre si es posible hacerlo o no, porque el ejercicio fue realizado sin mañas” sentenció.

¿Son legales este tipo de ejercicios?

En Colombia, el artículo 30 de la ley 130 de 1994, la ley 58 de 1985, el artículo 28 de la ley 996 del 2005, el artículo 265 de la Constitución Política y las resoluciones 23 y 50 de 1996 y 1997 respectivamente, dictan las disposiciones legales para regular todo el tema electoral en el país y le dan facultad al CNE para expedir las certificaciones de las personas naturales o empresas autorizadas para realizar encuestas y sondeos de carácter político.

El actuar de empresas como Horpus Agencia Digital llama la atención de las firmas encuestadoras que sí están autorizadas por el CNE en Cartagena, que ven con preocupación el hecho de que personas y empresas, e incluso candidatos, estén utilizando este tipo de procedimientos no avalados por el CNE para testear y/o evaluar sus candidaturas ante la opinión pública con intensiones poco claras en busca de manipular al electorado.

Para Irma Gómez, gerente de Opinión & Mercadeo, una de las firmas avaladas y autorizadas por el CNE en la ciudad, es una irresponsabilidad este tipo de ejercicios, ya que se podría prestar para juegos sucios en busca de favorecer a algunas campañas, sumado a esto, el agravante de que no cumplen rigurosamente con la técnica que exige este tipo de ejercicios que deben ser ejecutados por profesionales en la materia.

Aunque la ley estipula sanciones para quienes divulguen o actúen en contra de lo establecido por el CNE (ley 58 de 1985), la sanción debería venir directamente del electorado para aquellos aspirantes que se valgan de este tipo de argumentos como discurso político. No puede, por ningún motivo, una persona que aspira a llegar a ocupar un cargo de elección popular, acudir a este tipo de argumentos antidemocráticos.

El ejercicio de la democracia debe ser justo y limpio, las reglas de juego deben ser respetadas y acatadas por todos y pese a que haya una débil autoridad legal para algunas de ellas, debería primar la autoridad moral para que empresas, aspirantes, candidatos y medios de comunicación, se abstengan de hacer uso de estos mecanismos para la manipulación del electorado y que perjudican enormemente el ejercicio pleno de la democracia.

Coincidimos en que este tipo de ejercicios realizados por los ciudadanos, para ver cuales son las preferencias de sus candidatos y compartir cual es la aceptación de su candidato son válidos. No es válido que medios de comunicación, empresas, aspirantes y candidatos se valgan de estos para intentar confundir o mostrar al electorado una información que bien podría llegar a tener falencias y manipulaciones, como es el caso del sondeo hecho y publicado por Horpus Agencia Digital, quien reconoce haber manipulado los resultados para que hubiese transparencia y en ese mismo sentido, consideramos que también habría podido ser manipulado con otros fines.

Publicidad